¿Qué es un audiólogo?

Los audiólogos son profesionales de la asistencia sanitaria del oído que diagnostican, tratan
y controlan a personas con problemas de audición y equilibrio. La titulación que poseen es la
de Doctor de Audiología (Au.D.) o bien un grado de Master obtenido en una universidad
acreditada. Los audiólogos tienen un extenso entrenamiento, tanto académico como clínico,
en los problemas del oído y el equilibrio, lo cual los dota de las bases necesarias para asistir
eficazmente a pacientes de todas las edades, desde recién nacidos a geriátricos. Los
audiólogos se encargan de proporcionar y colocar al paciente la tecnología más avanzada en
asistentes digitales para la audición, los audífonos, que se ajustan a diversos grados (de
moderado a profundo) y a todos los tipos de pérdida de audición (conductivo, sensorineural o
mixto) y ofrecen una variedad de estilos entre los que se puede escoger el que mejor
concuerde con las necesidades del paciente y su estilo de vida.

Lo primero y más destacado, usted debería esperar encontrarse con un profesional sanitario
que sea afectuoso, abierto y con la sensibilidad puesta en solucionar sus problemas de oído.
Su audiólogo debería comenzar por obtener su historial completo poniendo énfasis en
averiguar sobre la salud de sus oídos. Después debería proceder a realizarle un examen
otoscópico con el fin de revisar si sus oídos están libres de cualquier problema de salud. Se
le realizaría un test de audición completo y exhaustivo (examen audiológico) para lo cual
debería estar usted sentado en una cabina insonorizada. Otros controles pueden incluir
pruebas de inmitancia acústica (timpanometría, estudio del reflejo acústico y estudio de la
fatiga del reflejo), así como emisiones otoacústicas (EOA).

Una vez completadas las pruebas, su audiólogo debería hablar con usted acerca de los
resultados, de modo que usted pueda comprender mejor cuál es su estado. Este también
sería el momento de presentarle las estrategias y recomendaciones que mas convengan
para atajar los problemas de su oído, permitiéndole así tomar decisiones bien
fundamentadas.