Zumbidos (tinnitus e acúfeno)
¿Qué es zumbidos?

El zumbido (tinitus e acúfeno) es uno de los problemas más complejos de resolver que
enfrentan los audiólogos y otros profesionales involucrados con la salud. Se refiere a una
percepción auditiva que no es producida directamente por un sonido externo, es decir, es un
ruido subjetivo. El zumbido se describe comúnmente como “un silbido, un estruendo o un
timbre”. Puede extenderse desde tonos graves hasta tonos agudos, puede ser asociado a
varios tonos o a un ruido (por no tener ninguna cualidad tonal). El zumbido puede ser
constante, pulsátil o intermitente. Puede comenzar de forma abrupta, o gradual. Puede ser
percibido en un oído, en ambos, o en toda la cabeza.
¿Quiénes tienen zumbidos?
50 millones de adultos padecen de zumbidos; más de 10 millones buscan ayuda. Dado que
el zumbido, como el dolor, es subjetivo, dos individuos pueden tener acúfenos de iguales
características y verse afectados de manera diferente. La severidad del acúfeno y la forma en
que afecta la vida de una persona está muy influenciada por las reacciones individuales.
Muchas personas que tienen acúfenos refieren dificultades para dormir, para concentrarse o
prestar atención a detalles. Algunos están deprimidos o ansiosos y muchos otros refieren
problemas agregados en el trabajo o en su casa que acompañan al distrés causado por el
acúfeno. Muchos sufren hiperacusia, una incapacidad para tolerar hasta sonidos de nivel
moderado. La mayoría de los pacientes que tienen tinitus encuentran una relación entre la
percepción del acúfeno y el estrés. A menudo, el inicio del zumbido coincide con algún
cambio (emocional, físico o social) en una situación dada. El zumbido tiene tanto un
componente fisiológico como psicológico.
¿Cuál es la causa del zumbido?
No se conoce el mecanismo que provoca el acúfeno. Parecería más bien, que se trata de
muchos mecanismos. Algunas de las causas potenciales son:
* Desórdenes del oído externo tales como cerumen, pelos o cuerpos extraños que estén
tocando el conducto auditivo externo
* Desórdenes del oído medio tales como: trastornos vasculares, infecciones, otoesclerosis,
espasmos musculares, disfunción de la Trompa de Eustaquio, tumores benignos
* Desórdenes del oído interno tales como: daño sensorineural (del nervio) como
consecuencia de la exposición al ruido, presbiacusia (pérdida de la audición por
envejecimiento), laberintitis (infecciones del oído interno), enfermedad de Menière (asociado
con pérdida auditiva y vértigos)
* Efectos temporarios debido a altas dosis de medicamentos tales como anti-inflamatorios
(incluyendo la aspirina, ibuprofeno, y quinina), algunos sedantes y antidepresivos, efectos
colaterales posiblemente permanentes de ciertos antibióticos y agentes quimioterapéuticos
* Desórdenes sistémicos tales como hipo o hipertensión, anemia, diabetes, disfunción
tiroidea, anormalidades en el metabolismo de la glucosa, desórdenes vasculares, tumores del
nervio auditivo, aneurismas de cabeza o cuello, cambios hormonales
* Traumatismos de cabeza o cuello, problemas cervicales (de cuello), mal funcionamiento de
la articulación témporomandibular (bruxismo)
Mientras que la mayoría de las personas que sufren de acúfenos tienen también una pérdida
auditiva, la presencia de zumbidos NO significa necesariamente que esté perdiendo la
audición.
¿Qué tratamientos hay para los pacientes que tienen zumbidos?
Si bien no hay una cura para la mayoría de los tipos de zumbidos, no es cierto que “no pueda
hacerse nada.”
Dado que el zumbido puede ser el síntoma de una enfermedad curable, es importante
identificar y resolver el origen antes de decidir el tratamiento adecuado.
Existe una variedad de procedimientos para el manejo del acúfeno (listados por orden
alfabético). Ninguno de ellos es una cura universal, pero la mayoría de las personas que
tienen zumbidos pueden encontrar variados grados de alivio por medio de uno de estos
procedimientos, o una combinación de los mismos:

Asesoramiento
Esto debe ser parte de cualquier plan de tratamiento. Hay muchas formas de asesoramiento.
Generalmente, un profesional entrenado tratará de ayudar al paciente a manejar el estrés,
distrés y distracción asociados al acúfeno. Una de las formas de asesoramiento que
habitualmente se emplea consiste en una terapia cognitivo-conductual, un procedimiento que
también se utiliza en pacientes que sufren de dolor crónico.
El objetivo de este tratamiento es ayudar a los individuos a identificar y encontrar conductas
adaptativas para mejorar su disposición hacia el acúfeno.

Audífonos
De todas las herramientas con las que contamos para aliviar a los que sufren de acúfenos, la
amplificación es la más efectiva.
Los audífonos pueden ayudar amplificando el ruido ambiente y reducir así el volumen del
acúfeno o hasta enmascararlo. Además pueden ayudar aliviando el estrés asociado al
impacto adverso de una pérdida auditiva en las habilidades de la comunicación.

Enmascaramiento
La utilización de un sonido externo para tapar, inhibir o alterar la producción del acúfeno
puede ofrecer un alivio parcial o total.
Hay varios métodos que proveen enmascaramiento, incluyendo enmascaradores de
acúfenos (se trata de dispositivos electrónicos que producen sonido y tienen la forma de un
audífono), instrumentos de acúfenos (combinación de un enmascarador y un audífono),
generadores de sonidos que se colocan al lado de la cama o audífonos. Discos compactos y
cintas magnetofónicas pueden proveer varios sonidos que también ayudan a enmascarar el
acúfeno. Estos pueden utilizarse con parlantes o con auriculares.

Medicación
No existe una única medicación que funcione bien para todos los pacientes con acúfenos.
Algunos antidepresivos y ansiolíticos son de utilidad frente a los problemas asociados que
presentan algunos pacientes con acúfenos. Consulte siempre con su médico acerca de la
utilización de una droga o la combinación de medicamentos.

Manejo del estrés, relajación y biofeedback
Estos son ejemplos de varias técnicas utilizadas para aliviar el estrés que causa el acúfeno
dada la estrecha relación entre ambos.

Grupos de ayuda y educación
Los grupos ofrecen un espacio para compartir con otras personas experiencias y estrategias
eficaces. También pueden ofrecer apoyo emocional a los pacientes.

Habituación al acúfeno (Re-entrenamiento)
Esta técnica se basa en los principios de la plasticidad neuronal. Los dos componentes de
este médodo son la educación y la terapia del sonido.

Algunos expertos opinan que se crea una respuesta condicionada dentro del sistema
nervioso central auditivo, y que con una ayuda adecuada, educación y comprensión, el
cerebro puede re-aprender un esquema que quite el miedo y le reste importancia al acúfeno.
Con respecto al componente terapéutico musical, se presenta una banda ancha de sonidos a
un nivel lo suficientemente suave como para que el cerebro perciba tanto el sonido del
dispositivo como el acúfeno; el dispositivo es del tipo de los audífonos. Eventualmente el
cerebro puede re-aprender un esquema que le quite importancia al acúfeno.

Terapias alternativas
No hay suficiente estadística científica que muestren la eficacia de terapias alternativas como
la hipnosis, acupuntura, homeopatía, vitaminas o manejo quiropráctico, aunque algunos
pacientes relatan que se han beneficiado con algunas de estas técnicas. Debe ponerse
atención en que la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA – Food
and Drug Administration) no monitorea muchas de estas sustancias, es decir que se debe ser
cuidadoso y su médico debe estar al tanto de las sustancias que usted está utilizando.
¿Qué puede usted hacer para minimizar el zumbido?
* Evite los ruidos fuertes
* Utilice protección auditiva en ambientes muy ruidosos
* Controle el estrés
* Evite la fatiga
* Aprenda a relajarse
* Manténgase bien alimentado; algunos desórdenes pueden mejorar bajando la ingesta de
sal
* Reduzca o elimine estimulantes tales como la cafeína
* Practique ejercicios físicos
* Conozca de qué se trata el acúfeno

¿Qué debe hacer si usted tiene zumbidos?
Consulte con un audiólogo que es quien sabe sobre acúfenos y lo ayudará a desarrollar un
programa para manejarlo. Los audiólogos son profesionales entrenados que pueden ayudarlo
en el diagnóstico y tratamiento de muchos de los problemas asociados a los acúfenos.
El sitio de la Asociación Americana de Audiología contiene una sección para que usted
pueda encontrar un audiólogo en su área.
Consulte a un médico, preferentemente un otorrinolaringólogo (especialista en oído, nariz y
garganta), para que determine si su zumbido requiere tratamiento médico o quirúrgico.
Infórmese sobre la naturaleza del zumbido y los métodos para manejar y aliviar los probemas
asociados (ansiedad, depresión, deprivación de sueño, etc.). La Asociación Americana de
Acúfenos (ATA – American Tinnitus Association) es una fuente excelente de información y
posee un listado de especialistas.
Translation courtesy of Claudia Grubman, Hospital Juan A. Fernéndez, Buenos Aires,
Argentina
Mraz Audiology Consulting, Inc. puede ayudarle en los servicios y tratamientos de los
zumbidos o tinnitus y están disponibles también para pacientes a nivel nacional e
internacional.